Site

Los Mossos investigan una presunta agresión racista en el Metro de Barcelona

Los Mossos investigan una presunta agresión racista en el Metro de Barcelona

Los Mossos d’Esquadra investigan una presunta agresión racista sucedida en el Metro de Barcelona, después de la difusión de unas imágenes en las que se ve a un joven rubio golpear a otro con rasgos orientales, mientras varios pasajeros intentan separarlos.
La grabación está circulando por las redes sociales e incluso el diputado catalán de la CUP David Fernández ha pedido la ayuda de los usuarios para identificar al autor del ataque, que acaba cuando el joven agredido consigue salir del vagón en una estación de la línea 1.
La policía autonómica ha indicado a Efe que está investigando cuándo y dónde exactamente ocurrió la agresión, ya que de momento no dispone de más datos sobre este suceso. Además, los Mossos d’Esquadra han explicado que están haciendo las gestiones pertinentes para ubicar los hechos e identificar tanto a la víctima como al agresor.


Por su parte, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha afirmado a Europa Press que los agentes de seguridad de las estaciones no han recibido ninguna denuncia de los hechos. La empresa ya se ha puesto en contacto con los Mossos y les ha hecho llegar las imágenes de las cámaras de seguridad del Metro para que la policía catalana investigue al respecto.

En el vídeo se puede ver cómo un muchacho rubio habla con otro de rasgos orientales que se encuentra sentado en uno de los asientos del inetrior del suburbano barcelonés. En un momento dado, el primero empieza a propinarle puñetazos en la cara, instante en el que varias personas que viajan en el vagón intentan separarlos.

El Ayuntamiento de Barcelona condena la agresión

El Ayuntamiento de Barcelona ha condenado hoy la agresión racista que ha sufrido un joven en el metro de la ciudad y ha asegurado que tanto la Guardia Urbana como Transportes Metropolitanos (TMB) se han puesto a disposición de los Mossos de Esquadra para aclarar los hechos.

En un comunicado, el consistorio ha expresado «su máxima condena y rechazo a la agresión» y ha recordado a las víctimas de violencia o discriminación racista que tienen a su disposición un servicio jurídico y de mediación.

La regidora de Mujer y Derechos Civiles del Ayuntamiento de Barcelona, Francina Vila, ha recordado que la Agencia para los Derechos Civiles y la No Discriminación de Barcelona tiene un servicio de asesoramiento jurídico y mediación a disposición de todos los ciudadanos que puedan haber sido víctimas de la violencia o discriminación racista o xenófoba, situado en la calle Ferran número 32.

El Ayuntamiento ha añadido: «Actitudes como éstas no son aceptables en nuestra ciudad, que precisamente es reconocida por sus valores de tolerancia, integración, diversidad y aceptación de todos, sea cual sea su origen, sin prejuicios».

La portavoz socialista, Assumpta Escarp, ha afirmado que «actos de esta violencia y esta magnitud no se pueden permitir en una sociedad que garantiza los derechos fundamentales» y ha pedido la máxima colaboración entre Mossos de Esquadra, TMB, Guardia Urbana y Fiscalía.

Una larga lista de precedentes

No es la primera vez que el racismo y lo que le rodea acaba en agresiones físicas. En 2007, uno de los casos más sonados de las últimas fechas se dio en el interior de un vagón del metro de Madrid. El militar de veintitrés años Josué Estébanez asesinó de una puñalada en el corazón a Carlos Palomino cuando ambos se dirigían a una manifestación xenófoba en Usera. El acto, que fue organizado por Juventudes de Democracia Nacional, fue autorizado por Delegación del Gobierno. La víctima acudía a reventar la concentración, mientras que el asesino iba a participar en ella.

Palomino, que iba acompañado por varios antisistema más, hizo un gesto a Josué en la camiseta y este, sin pénsarselo dos veces, el militar asestó una puñalada certera en el corazón del joven de dieciséis años. El altercado posterior concluyó con el asesino escapando del vagón utilizando un extintor y con el agredido muerto en la calle Delicias.

También quedó en la retina el caso del joven que agredió a una adolescente ecuatoriana el mismo año, que fue condenado tiempo después a ocho meses de prisión por no cumplir con los trabajos sociales. Ocurrió en el metro de Barcelona cuando un joven de veintiún años atacó sin motivo a una chica menor de edad procedente de Ecuador.

Fuente de la noticia>>

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply

You must be logged in to post a comment.