Site

Bandera roja por tiburones

Bandera roja por tiburones

Tres tintoreras, tiburones de pequeño tamaño y cuerpo estilizado, fueron en contra de su voluntad las responsables de que los ayuntamientos de El Masnou y Premià de Mar, en el Maresme, decidieran colocar ayer la bandera roja y prohibir el baño en las playas. Las tintoreras, sin duda extraviadas, se acercaron al litoral más de lo que suele ser habitual y a mediodía fueron avistadas por el personal de salvamento de la Cruz Roja. Luego desaparecieron y por la tarde no se supo más de ellas, por lo que todo indica que las playas volverán a abrir al baño esta mañana.


No hubo la más mínima situación de pánico. De hecho, como comenta el especialista Ramón Sancho, presidente del comité médico de la Federación Internacional de Submarinismo, la situación roza «lo grotesco» porque en España no se ha detectado un ataque de tintorera o cualquier otro tiburón en los últimos 25 años. «Es manicomial que se cierren playas por la presencia de una especie que nos hartamos de ver -dice Sancho-. En otros países se reirían».

A las tintoreras les acompaña una infundada mala fama puesto que los incidentes son extremadamente raros y motivados casi siempre por la imprudencia, generalmente por culpa de bañistas que se acercan a tocarlas y las ponen nerviosas. «La presencia de tintoreras en el litoral catalán es bastante habitual, aunque lógicamente no siempre se acercan tanto a la playa y muchas veces solo las ven los pescadores que van en barcas o los submarinistas que se alejan un poco de la costa», comenta Elena Boadas, directora del área de Educación de la fundación CRAM, especialista en animales marinos.

Una y luego dos más

Según informó Protección Civil de la Generalitat, unos socorristas dieron la alarma a las 12.30 horas tras detectar la presencia de la primera tintorera en la playa de Ocata (El Masnou). Luego se comprobó que iba acompañada de otras dos, una situación también habitual porque es una especie que suele formar pequeños grupos. Al parecer, medían entre un metro y un metro y medio. Una moto acuática y una embarcación de la Cruz Roja hicieron un seguimiento de la zona.

Si las tintoreras se han acercado tanto es porque estaban siguiendo algún banco de peces o alguna corriente propicia, considera Boadas: «Su dieta preferida son peces y cefalópodos de aguas pelágicas, más profundas». Los humanos no son un bocado apetecible. De hecho, cuando detectan bañistas, lo que intentan enseguida es alejarse, prosigue la especialista del CRAM. «Pese a la imagen transmitida por algunas películas, las tintoreras y otros tiburones no son agresivos, sino que lo único que hacen es defenderse cuando se sienten agredidos», insiste. En cualquier caso, Boadas considera que la decisión municipal fue acertada para evitar males mayores: «En cuanto recuperen la orientación, las tintoreras se alejarán de la costa».

Las tintoreras eran hasta hace poco muy habituales en el Mediterráneo, pero sus poblaciones se están reduciendo y ya forman parte de la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), aunque en la categoría de menor riesgo.

Fuente de la noticia>>

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply

You must be logged in to post a comment.